saltar al contenido

El poderoso simbolismo del Blackstar de David Bowie

David Bowie fue uno de los artistas más innovadores e influyentes de la historia de la música, que exploró diversos géneros, estilos e identidades a lo largo de su carrera. En su último álbum, Blackstar, lanzado dos días antes de su muerte en 2016, Bowie entregó una obra maestra musical y visual que reflejaba su vida, su arte y su mortalidad.

El vídeo musical de Blackstar, la canción que da título al álbum, es una obra de arte surrealista y simbólica que contiene muchas referencias y mensajes ocultos. En este artículo analizaremos algunos de los principales símbolos y significados del vídeo musical de Blackstar, de David Bowie.

Una breve biografía de Bowie y su relevancia en la cultura popular

David Robert Jones nació en Londres en 1947 y adoptó el nombre artístico de David Bowie en 1966 para evitar confusiones con el cantante de los Monkees, Davy Jones. Bowie comenzó su carrera musical a finales de los años 60, influenciado por el rock, el folk y el blues, pero pronto destacó por su capacidad para reinventarse y experimentar con nuevos sonidos e imágenes.

Bowie creó varios personajes y alter egos, como Ziggy Stardust, Aladdin Sane, Thin White Duke y Halloween Jack, que expresaban diferentes facetas de su personalidad y visión artística. Bowie también incursionó en otras formas de arte, como el cine, el teatro, la pintura y la literatura, y colaboró con otros artistas como Iggy Pop, Lou Reed, Brian Eno, Queen y Mick Jagger.

El artista fue pionero del glam rock, el art rock, pop electrónico y rock experimental, e influyó en varias generaciones de músicos, de diferentes estilos y géneros. Bowie también fue un icono de la cultura pop, que abordó temas como la sexualidad, la androginia, la alienación, la espiritualidad y la muerte, con audacia y originalidad.

David Bowie murió el 10 de enero de 2016, a los 69 años, a causa de un cáncer de hígado, que mantuvo en secreto hasta el final. Dejó un legado de más de 25 álbumes de estudio, cientos de canciones, decenas de películas e innumerables fans en todo el mundo.

estrella negra, david bowie, simbolismo

El contexto y la importancia del disco “Blackstar”

Blackstar fue el álbum de estudio número 25 y último de Bowie, lanzado el 8 de enero de 2016, su 69 cumpleaños. El disco fue grabado en secreto, entre enero y noviembre de 2015, en Nueva York, con la colaboración de una banda de jazz dirigida por el saxofonista Donny McCaslin. El álbum fue producido por Bowie y Tony Visconti, su socio de toda la vida.

Blackstar fue aclamado por la crítica y el público, siendo considerado uno de los mejores trabajos de Bowie, y uno de los mejores álbumes de 2016. El álbum recibió varios premios, como el Grammy al Mejor Álbum de Rock y el Brit Award al Mejor Álbum Británico. Año. Blackstar también fue un éxito comercial, alcanzando el número uno en las listas de varios países y vendiendo más de dos millones de copias.

El álbum fue concebido como el regalo de despedida de Bowie para sus fans y como una forma de afrontar su propia mortalidad. Blackstar está lleno de referencias a su carrera, su vida y su muerte, y presenta un estilo musical oscuro, experimental e innovador, que mezcla elementos de jazz, rock, electrónica y hip hop.

La obra se compone de siete temas, que varían entre cuatro y diez minutos de duración, y exploran temas como el espacio, la religión, el amor, la violencia, la fama y el legado. Las pistas son:

  • Estrella negra: el tema que da título al disco y el más largo del disco, de casi diez minutos de duración, divididos en dos partes bien diferenciadas. La primera parte es una introducción lenta y atmosférica, que evoca una atmósfera de misterio y ritual. La segunda parte es un cambio de ritmo y tono, que se vuelve más vivaz y optimista, con un estribillo que dice “Soy una estrella negra, no soy una estrella de cine, no soy una estrella del pop, no soy una estrella errante”. estrella, soy una estrella negra”. La letra de la canción es enigmática y está llena de referencias al espacio, la religión, la fama y la muerte. La canción también contiene una sección en la que Bowie canta en un dialecto inventado, que recuerda al idioma Nadsat, utilizado en el libro y la película La Naranja Mecánica, una de sus influencias. El vídeo musical de la canción es una obra de arte surrealista y simbólica, que será analizada con más detalle a continuación.
  • Es una pena que fuera una puta: El segundo tema del álbum, de poco más de cuatro minutos de duración, es un tema de rock agitado y caótico, que contrasta con el tema anterior. El título de la canción es una referencia a la obra homónima del dramaturgo inglés John Ford, escrita en el siglo XVII, que cuenta la historia del incesto entre dos hermanos. La letra de la canción es ambigua y sugiere una relación sexual violenta y trágica entre Bowie y una mujer, que podría ser una prostituta, una espía o una personificación de la muerte. La canción expresa la angustia y la ira de Bowie ante el amor y la muerte.
  • Lázaro: La tercera pista del álbum, de poco más de seis minutos de duración, es una canción de rock melancólica y emotiva que se convirtió en uno de los mayores éxitos de Bowie. El título de la canción es una referencia al personaje bíblico Lázaro, quien fue resucitado por Jesús cuatro días después de su muerte. La letra de la canción es una despedida a Bowie, quien se identifica con Lázaro, y quien canta sobre su pasado, su presente y su futuro. La canción comienza con la frase “Mira aquí, estoy en el cielo”, que revela que Bowie está en el más allá, y que observa su vida en la Tierra. La canción también contiene frases como “Tengo cicatrices que no se pueden ver” y “No tengo nada que perder”, que muestran que Bowie sufre de cáncer, pero que también está listo para hacerlo. La canción termina con la frase “Al igual que ese pájaro azul, oh, seré libre”, lo que indica que Bowie encontró su libertad y paz. El vídeo musical de la canción es una continuación del vídeo musical de Blackstar y muestra a Bowie en una cama de hospital, con los ojos vendados, escribiendo en un cuaderno, mientras es perseguido por una figura sombría. Luego se levanta, entra en un armario, que simboliza su ataúd, y desaparece.
  • Demandar (o en una temporada de crímenes): El cuarto tema del álbum, de poco más de cuatro minutos de duración, es una canción de jazz frenética y experimental, que fue lanzada originalmente en 2014, en una versión diferente, con la participación de la Jazz Orchestra de Maria Schneider. La canción cuenta la historia de un hombre que mata a su esposa, Sue, por celos, y luego se arrepiente y se suicida. La letra de la canción está narrada en primera persona y mezcla elementos de novela policíaca, drama y tragedia. La canción también hace referencia a la obra Macbeth, de William Shakespeare, con frases como “Sue, la clínica llamó, los rayos X están bien” y “Soy la grande que soy”, que hacen eco de las líneas de los personajes Macbeth y Lady. Macbeth, quienes también son consumidos por la culpa tras cometer un asesinato. La canción refleja el lado oscuro y violento de Bowie, que explora los límites de la moralidad y la cordura.
  • La chica me ama: El quinto tema del álbum, de poco más de cuatro minutos de duración, es una canción de pop electrónico y hip hop, que destaca por el uso de lenguajes inventados. La canción se canta en parte en nadsat, el dialecto utilizado por los jóvenes delincuentes en el libro y la película La naranja mecánica, y en parte en polari, una jerga utilizada por la comunidad gay británica en el siglo XX. La letra de la canción es confusa y obscena, y parece retratar una escena de sexo, drogas y violencia, con frases como "¿A dónde carajo se fue el lunes?" y "Cheena es tan sana, así que levante a esta malchick, digamos". La canción también hace referencia al personaje Pinocho, con la frase “Estoy sentado en el castaño, ¿quién carajo se va a meter conmigo?”, que alude a la canción “¿Quién teme al lobo feroz?”, cantada por la muñeca de madera en la película de Disney. La canción muestra el lado rebelde y transgresor de Bowie, que juega con las palabras y las normas sociales.
  • Días en dólares: El sexto tema del álbum, de poco más de cuatro minutos y medio de duración, es un tema de rock acústico y melódico, que contrasta con el tema anterior. La canción es una de las más personales y emotivas del álbum y revela los sentimientos de Bowie sobre su tierra natal, Inglaterra, y su carrera. La letra de la canción está llena de nostalgia e ironía, con frases como “Me muero por empujarles la espalda contra la corriente y engañarlos a todos una y otra vez” y “Lo intento, yo también me muero”. La canción también contiene la frase “No creas ni por un segundo que te estoy olvidando”, que puede interpretarse como un mensaje de Bowie a sus fans, o a su esposa, Iman. La canción expresa el amor y el anhelo de Bowie mientras se despide de su tierra natal y de su audiencia.
  • No puedo regalarlo todo: La séptima y última pista del álbum, de poco más de cinco minutos de duración, es una canción pop electrónica y atmosférica, que finaliza el álbum con una nota de esperanza y misterio. La canción es una declaración de Bowie, que reconoce sus límites y sus secretos, y que afirma que no puede revelar todo lo que sabe y lo que siente. La letra de la canción es sencilla y directa, con frases como “Sé que algo anda muy mal” y “Esto es todo lo que quise decir, ese es el mensaje que envié”. La canción también contiene una referencia a la canción A New Career in a New Town, del álbum Low de 1977, con el uso de armónica, lo que crea una sensación de continuidad y ciclo en la obra de Bowie. La canción transmite la serenidad y sabiduría de Bowie, que acepta su destino y su legado, y deja un enigma para sus oyentes.
estrella negra, david bowie, simbolismo

Análisis y Simbolismo del vídeo musical de Blackstar.

oh vídeo musical de Blackstar, dirigido por el cineasta sueco Johan Renck, quien también dirigió el video musical de Lazarus, es una obra de arte en sí misma, que complementa y expande la canción en concepto y experiencia. La obra tiene casi diez minutos de duración, y fue estrenada el 19 de noviembre de 2015 en el sitio web de streaming Vevo, recibiendo elogios de la crítica especializada, el público y premios musicales y audiovisuales de todo el mundo.

El vídeo musical de la canción es una obra de arte surrealista y simbólica, que contiene muchas referencias y mensajes ocultos. Su narrativa se desarrolla en un planeta desértico, donde se desarrollan escenas extrañas e inquietantes, que involucran personajes como un astronauta muerto, una mujer con cola, un espantapájaros crucificado, un libro misterioso, un ojo con los ojos vendados y una calavera resplandeciente. Cada uno de estos elementos tiene un significado profundo, que será analizado a continuación.

El astronauta muerto

La primera escena del vídeo musical muestra a una mujer con cola, que se acerca a un astronauta muerto, cuyo cráneo emite una luz azul. Abre la visera del casco y se lleva el cráneo, dejando atrás el cuerpo. Esta escena es una clara alusión al personaje de Bowie, Major Tom, quien apareció por primera vez en la canción Space Oddity de 1969, y luego en otras canciones como Ashes to Ashes y Hallo Spaceboy. El Mayor Tom era un astronauta que se perdió en el espacio y se comunicaba con la Tierra a través de su nave. Representaba la aventura, la libertad y la alienación de Bowie, que se sentía fuera de lugar en el mundo.

Al mostrar al astronauta muerto, Bowie sugiere que está terminando su viaje espacial y despidiéndose de su alter ego más famoso. La calavera brillante simboliza su esencia creativa y su legado artístico, que es llevado por la mujer a una ciudad misteriosa, donde es adorada como una reliquia sagrada. La mujer de la cola puede simbolizar a la esposa de Bowie, Iman, que lo acompañó hasta el final de su vida y que conservó su memoria y su obra.

la estrella negra

El título de la canción y del álbum, Blackstar, tiene varios significados posibles. Una de ellas es una estrella oscura, que es un tipo de estrella que emite poca o ninguna luz, pero aún tiene masa y gravedad. Una estrella negra podría ser el resultado de una estrella que colapsó sobre sí misma pero no se convirtió en un agujero negro. Este concepto podría ser una metáfora de la condición de Bowie, quien padecía cáncer y sabía que se estaba muriendo, pero aun así mantenía su fuerza y brillantez interior. Es posible que Bowie también se estuviera refiriendo a su propia estrella, que era única y diferente al resto, y que no encajaba en ningún género o categoría musical.

Otro significado de Blackstar es lesión provocada por un proyectil, que deja una marca oscura en la piel. Este término fue utilizado por el coproductor del álbum, Tony Visconti, para describir el cáncer que afectaba a Bowie. Visconti dijo que Bowie quería hacer un álbum como “regalo de despedida” para sus fans y que sabía que Blackstar sería su último trabajo.

En el vídeo musical, la estrella negra aparece como un símbolo que Bowie dibuja con los dedos, y que también se ve en un libro, un paño y un círculo de velas. La estrella negra representa su identidad, su música y su mensaje, que transmite a su público y a las generaciones futuras. La estrella negra también puede tener una connotación ocultista, relacionada con la magia y el ocultismo, temas que Bowie exploró en algunas de sus obras. La estrella negra puede ser una variación de la estrella de cinco puntas o pentagrama, que es un símbolo utilizado por varias tradiciones esotéricas, como el satanismo, el paganismo y Thelema.

estrella negra, david bowie, simbolismo

El libro y el espantapájaros

En una de las escenas más inquietantes del vídeo musical, vemos un espantapájaros crucificado en un campo, que tiene la cara y los ojos de Bowie cosidos. Lo vigilan tres espantapájaros más pequeños y aterradores que se retuercen al ritmo de la música. En otra escena, vemos a Bowie sosteniendo un libro antiguo, que tiene una estrella negra en la portada y páginas ilustradas con imágenes extrañas.

Estas escenas pueden interpretarse como una referencia a la religión, la magia y el ocultismo, temas que Bowie exploró en algunas de sus obras. Bowie estaba fascinado por figuras como Aleister Crowley, un ocultista británico que fundó la filosofía de Thelema, que se basaba en el lema “haz lo que quieras”. Bowie también se interesó por los símbolos esotéricos, como el pentagrama, la Cabalá y el tarot.

Al mostrar el espantapájaros crucificado, Bowie puede estar criticando la religión organizada, que consideraba opresiva y manipuladora. También puede estar comparándose con una figura mesiánica, que sufre y se sacrifica por la humanidad. El libro puede representar su conocimiento secreto y su poder creativo, que revela a sus iniciados.

El libro también puede ser una alusión al Libro de la Ley, el texto sagrado de Thelema, que supuestamente fue dictado por una entidad llamada Aiwass a Crowley en 1904. El libro contiene los principios y profecías de la nueva era de Horus, el egipcio. dios del sol y de la guerra, que sucedió a la era de Osiris, el dios de la muerte y la resurrección. Bowie puede estar sugiriendo artísticamente que es un profeta de esta nueva era y que su música es su ley.

El ojo con los ojos vendados

En varias escenas del video musical, vemos a Bowie y otros personajes con un paño negro cubriéndoles los ojos, dejando solo un agujero para ver. Este elemento visual tiene un fuerte simbolismo, que puede tener múltiples interpretaciones.

Una de ellas es que la venda representa la ceguera, tanto física como espiritual. Bowie puede estar refiriéndose a su propia pérdida de visión, provocada por un accidente que sufrió cuando era adolescente cuando recibió un puñetazo en el ojo izquierdo durante una pelea. Este incidente dejó sus pupilas permanentemente dilatadas, dando la impresión de que tenía ojos de diferente color.

Bowie también puede estar aludiendo a su falta de visión sobre su futuro, ya que se enfrentaba a una muerte inminente. Quizás esté expresando su angustia e incertidumbre sobre lo que le esperaba tras su partida. También puede estar cuestionando su fe y esperanza, frente a un mundo caótico y cruel.

Otra interpretación es que la venda representa la iluminación, tanto artística como mística. Es posible que Bowie se haya inspirado en los rituales iniciáticos, en los que a los candidatos se les vendaban los ojos para simbolizar su ignorancia y renuncia al mundo material. Al quitarse la venda de los ojos, alcanzaron un nuevo nivel de conciencia y sabiduría.

Bowie también puede estar recurriendo a conceptos como el tercer ojo, que está asociado con la intuición, la imaginación y la percepción extrasensorial. Puede estar indicando que tenía una visión diferente y superior de la realidad, que compartía a través de su arte. También puede estar sugiriendo que tenía una conexión con lo divino, que manifestaba a través de su música.

La calavera

Uno de los objetos más recurrentes e importantes del video musical es el cráneo del astronauta, el cual es llevado por la mujer de la cola a una ciudad, donde es colocado en un altar y venerado por un grupo de personas. La calavera está adornada con joyas y flores, y emite una luz azul que hipnotiza a los fieles.

La calavera es un símbolo universal de la muerte, la fugacidad y la fragilidad de la vida. Bowie utiliza la calavera para representar su destino final, pero también su legado eterno. La calavera es lo que queda de tu cuerpo físico, pero también lo que contiene tu esencia espiritual.

La calavera también es un símbolo de poder, sabiduría y misterio. Bowie usa la calavera para mostrar su estatus como ícono, gurú y profeta. La calavera es lo que inspira admiración, devoción y curiosidad. La calavera es lo que transmite tu mensaje, tu visión y tu secreto.

estrella negra, david bowie, simbolismo

Soy una estrella negra, David Bowie

El vídeo musical y el álbum Blackstar de David Bowie son obras de arte complejas y fascinantes que expresan su genio y singularidad. El vídeo musical está lleno de símbolos y significados, que revelan sus influencias, sus reflexiones y sus intenciones. El álbum es una forma para que Bowie se comunique con su público y deje un testimonio de su vida, su arte y su muerte.

Las interpretaciones presentadas en este artículo son sólo algunas de las posibles, y no pretenden agotar ni limitar la comprensión del videoclip. Cada espectador puede tener su propia lectura y descubrir nuevas capas y matices en la obra. El vídeo musical de Blackstar es una invitación a la imaginación, la creatividad y la reflexión, que demuestra el talento y la originalidad de Bowie, y que le consagra como uno de los más grandes artistas de todos los tiempos.

es_ES